ÚltimasNoticias

Cómo evitar el sudor excesivo en verano

Cómo evitar el sudor excesivo en verano

El calor es una de las sensaciones que afecta a toda la población, pero no a todos de la misma forma. Durante el verano, las temperaturas suben y el calor puede convertirse en una verdadera pesadilla; por ello es indispensable tomar medidas para poder paliarlo y no sufrir un golpe de alta temperatura y deshidratarnos. Acompañado del calor está el sudor, caracterizado por ser una manifestación natural que hace nuestro cuerpo para permanecer fresco. Las temperaturas cálidas, el ejercitarse, o presenciar situaciones de nerviosismo, enojo  o con miedo, pueden ser algunas de las algunas de las razones por las que nuestro cuerpo presente sudoración.

Aunque esto sea una respuesta corporal normal y completamente sana, algunas personas padecen un sudor excesivo, llegándose a convertir en hiperhidrosis, en la que se caracterizan por tener glándulas sudoríparas hiperactivas en donde incluso presentan sudoración cuando la temperatura es fresca o cuando se está en reposo. El doctor Raffy Karamanoukian, experto en esta enfermedad, señala que es más habitual que afecte a las axilas, manos, pies o cabeza.  Sin embargo, explicamos varios consejos que pueden ayudar a combatir el sudor excesivo:

  1. Antitranspirantes: En el mercado existen algunos desodorantes que son más fuertes que los convencionales, la mayoría de ellos contienen una mayor concentración de cloruro de aluminio y normalmente es recomendable aplicarlos antes de dormir, de este modo poder hacer efecto durante la noche y evitar, así, el sudor excesivo al día siguiente.
  2. Medicamentos por vía oral: En algunas ocasiones si la sudoración es completamente excesiva se recomiendan tratamientos anticolinérgicos, especiales para reducir los efectos producidos por la acetilcolina responsable de avisar al sistema nervioso que sude.
  3. Bótox: Bloquean las señales de los nervios que activan las glándulas sudoríparas en una zona determinada. El tratamiento dura unos cinco meses.
  4. Tratamiento con electricidad: Aunque suene extraño este es uno de los tratamientos más efectivos específicamente para atacar el sudor excesivo en pies y manos, colocando el área afectada en agua y para luego enviar descargas eléctricas.
  5. Tratamiento con microondas: La energía de los microondas es comúnmente utilizada para calentar la capa de la piel que tiene glándulas sudoríparas, haciendo que desaparezca el exceso de estas.
  6. Cirugía: La cirugía, sería el último método que se utilizaría en caso de que ninguna de las opciones anteriores hayan resultado efectiva, y según el Dr. Karamanoukian consiste en “aspirar las glándulas sudoríparas de debajo de la piel con pequeñas incisiones’’.

Dejar una respuesta

X

La presente web usa cookies para mejorar su experiencia de navegación y realizar tareas de análisis. Al continuar su navegación, entendemos que da su consentimiento a nuestra política de cookies.